Una novedad

Hace ya más de dos años Sergio leyó la ficción que sigue (“Teoría de la composición”) entre sus amigos Barry y Manuel Ramos Montes, más algún otro. Ni gustó exactamente ni disgustó exactamente, como le pasa a menudo a nuestro anfitrión, quien recuerda divertido cierto pasmo, a lo más. Luego de esa lectura, el texto no se publicó, sino hasta ahora. La diferencia entre esta publicación (la palabra tendría que estar entrecomillada) y aquella lectura entre amigos, de cualquier forma, es nimia (y esta palabra, más que comillas, debería llevar luz roja). Considérese “Teoría de la composición” como lo que indica su título, pero también como un puente entre los hallazgos (para Sergio lo fueron) de Quién escribe (paisajista) y las búsquedas de, para ejemplificar con trabajos dados a conocer, “Ruinas blancas” (ver Ventana Interior, 40, septiembre-octubre de 2006), por decir. O no.

5 thoughts on “Una novedad

  1. Mmmm, qué extraño que el anfitrión (y bueno, eso de “anfitrión”, a mí nadie me ha ofrecido un trago todavía) se describa a sí mismo en tercera persona. Bueno, Lear manda saludos.

  2. Justamente la idea que me pasaba por la cabeza. Hasta donde recuerdo, las personas que he escuchad hablar de si en tercera persona suelen aparecer tiempo despues envueltos en algun escandalo o asunto turbio y de pena ajena….

  3. O puede ser que “yo” sea el testigo y la declaración sea indiscutiblemente la suma de todas posibilidades impronunciadas. Es decir, la comunicación sería más provechosa si la gente hablara en tercera persona. El “yo” se autoproclamaría eterno….já.In.

Leave a Reply