Aguillón-Mata y las alternativas reflexivas (entrevista de 2004)

por Kutzi Montserrat

A Aguillón-Mata no le importa saber a qué generación literaria pertenece. Tampoco está interesado en encajonarse en un género literario. Autor de Quién escribe (paisajista), licenciado en letras y dueño de un currículum respetable para su corta edad, Aguillón-Mata presentará su volumen el jueves catorce de agosto a las dieciocho horas en la Ciudadela del Arte.

Sobre cómo surgió su primer volumen publicado, Aguillón-Mata explica que “el libro se dio de manera simultánea a la escritura de otro libro de ensayo crítico sobre la obra de Salvador Elizondo”.

Más que hablar de sí mismo, Aguillón-Mata tiende a hablar de Salvador Elizondo, autor en torno al cual elaboró su tesis de licenciatura. “Yo tenía el compromiso de escribir el ensayo sobre Elizondo, un poco por cuestiones académicas… bueno, no un poco, ese fue mi tema de tesis. Entonces se pueden resolver ciertas cosas por ahí, con un ensayo convencional, más o menos atado a ciertas cuestiones académicas, aunque en lo posible traté de escaparme de ahí; pero surgen otras inquietudes que no puedes resolver por medio del ensayo crítico”.

El autor prosigue. “Escribí el libro entre el verano de dos mil uno y el verano de dos mil dos. En marzo de dos mil uno no tenía idea de que me iba a poner a escribir ficción, no sé si me explico. Fui a El Colegio de México y empecé a hacer mi investigación para mi tesis y empezaron a surgir variaciones de los temas de Elizondo”.

“Me puse a buscar nuevas alternativas a ese mismo texto sobre Elizondo. Esas nuevas alternativas no están en el libro: fueron los primeros ensayos. El taller del maestro Alejandro García me ayudó a concretar y encauzar estos ejercicios que de pronto aparecían en mis cuadernos. Los primeros textos de este libro, Quién escribe (paisajista), fueron escritos durante el taller del maestro Alejandro García en la Unidad Académica de Letras. A partir de ahí, lo que hice fue cerrar la idea”, añade.

Quién escribe (paisajista) se compone de nueve textos en prosa, no todos necesariamente narrativos. Sobre sus motivaciones para publicar un libro de creación literaria, explica que “en este medio pequeño de Zacatecas, a mí se me ha visto siempre como ensayista, sobre todo porque tuve la fortuna, en algún momento, de ganar el premio Punto de Partida en la categoría de ensayo, entonces luego-luego te clasifican. Yo quería salir un poco de ese molde, porque cuando sucedió lo de Punto de Partida, tenía ya la inquietud muy arraigada de que se me considerara también narrador… claro, en ciernes, pero narrador. Yo pude buscar la publicación del ensayo sobre Elizondo, pero eso sería todavía encerrarme más en el estereotipo del ensayista, que es importante, pero no es lo único que quisiera hacer”.

“El libro de ensayo de alguna manera ya había sido leído. Claro, no por el público en general, pero está como tesis en la universidad, ahí lo lee gente. Hay también algunas adaptaciones que hice para despojarlo de lo académico; eso fue, por ejemplo, el proyecto del FECAZ que terminé este año. Ahí lo leyó otra gente. Y está lo de Punto de Partida: es un fragmento precisamente del libro de ensayo, entonces ahí ya lo leyó otra gente, está publicado en la revista Punto de partida. Ahora me interesaba que se conociera este otro trabajo”.

Interrogado sobre sus motivos para agregar uno más al vasto mar de libros, Aguillón-Mata se detiene un poco: “No sé. Mira, hay muchas cosas. Antonio Alatorre dice que escribe poco, sobre todo que publica poco por esa razón: hay demasiados libros. Pero ahí se mezclan muchas cosas. El ego, para empezar: tú quieres ver tu libro; tú gastas mucho tiempo en un trabajo que crees es pertinente y quieres verlo, eso no se puede negar. Por otro lado, el hecho de que creas que es pertinente implica ya que hay una especie de laguna que tú puedes llenar, si quieres. Claro, son muchísimos libros, pero cuando te digo que surgió esta inquietud por hacer ejercicios sobre temas elizondianos, no es porque quisiera imitar a Salvador Elizondo. Si tú lees el libro, te darás cuenta de que la selección que se hizo se despega de Elizondo: se cierra el libro con un homenaje a Julio Torri. Entonces nos vamos del tipo que no narra nada a un homenaje al narrador de pocas palabras. De alguna manera, como para ti es importante y dedicas todo el tiempo a esto por un año, crees que puede ser interesante para los demás.

Agosto de 2004

Leave a Reply